Si deseas convertir la foto de la cara de alguien en un retrato verdadero, lo que se necesita es simple y básico. Queremos lograr una imagen clara y enfocada de la cara del sujeto, y al mismo tiempo tener un fondo desenfocado, de esta forma la atención se fija directamente en el rostro. Esta práctica sola puede ser la diferencia entre una foto familiar y un verdadero retrato.

Ok, vamos a necesitar una cámara con control manual (existen muchas cámaras compactas que traen pre programados el modo retrato así como otros, si tu cámara no te deja control manual pero si tiene el modo retrato, utilízalo y olvídate del resto de este post)

Utiliza una apertura abierta tal como f8 o menos, compensa la cantidad de luz aumentando la velocidad del obturador. Si la luz del día no te ayuda por estar cerca del mediodía por ejemplo, considera utilizar el flash para rellenar de luz aquellas áreas de la cara que quedan sombreadas.

Para incrementar el desenfoque del fondo, puedes usar tu zoom óptico de la cámara a su máximo, y dar los pasos atrás necesarios para que el modelo se mantenga dentro de la composición. Practica utilizando diferentes combinaciones de aperturas y velocidades de exposición y compara tus resultados