Para fotografiar gotas de agua vas a necesitar una cámara con macro; no hace falta una cámara profesional DSLR, cualquiera de las compactas con la característica de macro y flash harán un buen trabajo.
Tampoco necesitarás una preparación especial excepcional, sólo el chorro de gotas frente a tu cámara y la estela de ellas en paralelo a tu lente de manera que ni se acerquen o alejen de este para poder mantener el foco de las mismas.

Si el flash te permite configurarlo, colócalo en su menor potencia, esto hará que el tiempo que dura la luz del mismo sea mas corto con lo que congelarás mejor el movimiento de las gotas; pero esto hará que tengas que colocarlo lo mas cercano posible al objetivo, para compensar la falta de luz.

Comienza a hacer correr el agua de manera que el chorro de agua tenga el diámetro deseado para la gota que deseas fotografiar. SI posees trípode mucho mejor, comienza a enfocar el chorro y gradúa tus parámetros haciendo varias tomas de prueba, hasta que tengas los indicados que produzcan una clara y enfocada foto.

Puedes colocar diversos objetos de colores cercanos al chorro de agua, con lo que obtendrás efectos interesantes en el agua; no es importante qué objetos utilices ya que ellos estarán fuera de foco por el hecho del la Profundidad de Campo reducida propia de las fotos macro, pero el agua si reflejará o refractará dichos colores de esos objetos, haciendo la toma mas interesante.

Si te gusta el estilo “corona” de la gota al impactar el fondo, debes mantener el nivel de agua a un mínimo superficial; por otro lado si prefieres el efecto “volcán” debes utilizar algún recipiente que haga un fondo profundo de agua, en dónde la gota caiga.

Debes disparar el obturador de tu cámara muchas veces, muchas de las fotos no mostrarán absolutamente nada, pero algunas otras si.

Luego de obtener tu primera captura exitosa, tu propia experimentación te irá enseñando qué otras cosas hacer para ahondar en este tema.