Una de las ideas que venían impresas en un catálogo que Canon envió con mi primera cámara digital, la querida S3, sugería utilizar fotos de revistas como background para las tomas de modelos pequeños como carritos, juguetes, etc.  La idea era ubicar el modelo, por ejemplo un carro a escala con un fondo de una ciudad famosa, como París, Londres o Porlamar 😉 . Rápidamente quise hacer eso a ver que tal quedaba, pero fui perdiendo el interés en la medida que observaba que el atractivo del resultado era la imagen de atrás y no el sujeto. En realidad se pueden lograr buenas cosas con esta técnica, pero no es de ella que quiero hablar hoy, si no de algo parecido y también un poco mas tecnológico, que se inspira en esta misma idea; vamos a reemplazar la imagen de fondo de la revista, por un monitor de computador.

Esto trae interesantes ventajas tales como la flexibilidad de colocar no sólo fotografías como fondo, si no cualquier cosa que se nos ocurra, tal como el patrón que ven en el ejemplo u otro arte, color o fondo que queramos probar, y además brinda iluminación propia con lo que evitas el reflejo que un flash puede causar sobre la superficie de la fotografía de un fondo preimpreso.

Esto no requiere de mayores conocimientos, simplemente es una idea que cada uno de ustedes podrá desarrollar en la dirección preferida. En mi caso, que me agrada mucho fotografiar copas, pues he jugado con la refracción que ofrece un fondo tipo tablero de ajedrez a través del cristal de una copa, y para darle algo de vida y movimiento, pues esta se está llenando de un vino tinto.

Tip: El liquido no es vino real, es agua coloreada con colorantes comestibles de repostería que puedes conseguir en cualquier supermercado. Siempre hay algunos derrames en este tipo de ejercicio y el agua coloreada tiene la gran virtud de no ser pegostosa pero si  fácil de limpiar.

Haz tú la prueba de las diferentes combinaciones de objetos cristalinos sobre fondos o patrones, y observa lo interesante que puede ser.