Un área que sin duda resulta fascinante dentro de la fotografía es la de captar las maravillas de los cielos nocturnos. Ya en una entrega pasada, hablaba del tema de la contaminación lumínica propia de las zonas urbanas y de algunos tips de cómo lidiar con ella.

Un problema que existe para tomar fotos de objetos poco luminosos como los pertenecientes al espacio profundo, es el hecho que la tierra se mueve bastante rápido con respecto al firmamento y las estrellas, y objetos con largas exposiciones salen movidos describiendo arcos los cuales serán mas grandes en la medid que mas largos sean los tiempos de exposición; por eso aquellos objetos de baja luminiscencia que en teoría requieren largas exposiciones no podrían tomarse fielmente en teoría. Sin embargo hay como se espera, una solución. Se pueden tomar una serie de imágenes de exposición no tan larga, y luego sumarse o sobreponerse una sobre la otra para obtener una sola imagen mas clara; a este proceso se le llama stacking.

En el ejemplo aquí visto se puede apreciar la famosa nebulosa de Orión con una serie de 20 tomas de 10 segundos c/u. En ese tiempo el desfase por el movimiento es menor y se puede obtener una imagen mas atractiva.

Hoy en día el apilamiento de las imágenes se ha simplificado mucho a través del uso de programas específicos para esto, como es el caso de DeepSkyStacker, el cual además de ser gratuito hace un excelente trabajo.

Hay muchos vídeos y tutoriales del software en cuestión en el Internet disponibles para aquellos que deseen llevar a cabo sus propias pruebas; así que yo solo me limito a estimularlos a probar e introducirse en este tipo de fotografía.

Vale la pena probar pues al final se recibe gran gratificación al poder ver en tus imágenes lo que a simple vista no puedes ver.

En otras entregas es posible que haga una descripción mas detallada de los pasos requeridos para tomar este tipo de fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *