Rayos sobre Panamá

Una fotografía que no resulta complicada de lograr es la de relámpagos y mejor aún rayos. El nivel de dificultad sólo lo impone conseguir la tormenta eléctrica, cosa que aquí en la Ciudad de Panamá no es nada difícil.

Lo primero que necesitas es un trípode y una cámara con control sobre la velocidad de disparo, preferiblemente con configuración manual, tal como cualquier DSLR o compacta avanzada.

Coloca la cámara sobre el trípode y apuntala hacia donde tienes la mayor frecuencia de apariciones de los rayos, prepara la cámara para tomar la foto de ese punto con la velocidad más lenta posible, por ejemplo 30 segundos, para ello elige el ISO 100 y tal vez selecciona la apertura más alta que puedas siempre que mantengas una correcta exposición para esa toma específica, sin considerar el futuro rayo. Es decir lo que buscamos es aumentar la cantidad de tiempo que el obturador estará abierto, (para maximizar la posibilidad de capturar un rayo en ese período) y para evitar una sobre exposición del paisaje, debemos colocar el ISO menos sensible y cerrar la apertura al número F que corresponda para que la toma tenga una correcta exposición.

Ahora se convierte en un juego de paciencia, disparar y esperar que durante la exposición de 20 – 30 segundas aparezca un rayo dentro de la composición. Hay que hacer varios intentos, pero si estas en una tormenta eléctrica, seguro agarras un par.

La foto de ejemplo la tomé con los parámetros que se listan a continuación.

2016-08-30_113459

Tú deberás utilizar los que correspondan a tu situación. Pero ya entiendes el proceso y los resultados siempre suelen ser muy interesantes.

La fotografía de la naturaleza tiene varias facetas diferentes pero todas con su atractivo. En el caso de capturar imágenes de animales silvestres, y en este caso de aves, hay que tener básicamente mucha paciencia para lograr tener ante nuestro lente la oportunidad adecuada. Usualmente estas oportunidades no duran mucho por lo  que hay que estar absolutamente preparado.

La cámara ha de estar preparada para fotos de alta velocidad, obturador de 1/1000 por lo menos. Hay que escoger un lugar tranquilo donde esperar, que permita buena visibilidad al lugar donde los pájaros suelen andar, ya sea alimentándose o tomando agua en un estanque por ejemplo. Yo suelo tener el disparador seleccionado en múltiples fotos, lo que permite disparar fotos en ráfagas, de manera que aumentan las posibilidades de que alguna toma sea la que buscamos.

Cuando tomé esta foto del colibrí, realmente estaba fotografiando insectos del jardín, pero apareció este pequeñito y tuve la suerte de capturar su imagen.

Recuerden, velocidad alta y modo ráfaga, el teleobjetivo mas grande que tengamos y a disparar.