Las nuevas linternas de LED que se consiguen fácilmente ahora, proveen una alternativa interesante para iluminar algunos proyectos que no requieren de mucha luz, como aquellos setups estáticos. Con la ayuda de un trípode y algo de experimentación, se consigue explotar la direccionalidad de la luz así como la ventaja de poder verla de manera continua a diferencia de un flash.

Aquí simplemente un lente objetivo es fotografiado sobre fondo negro recibiendo la luz direccional desde la izquierda y reflejando dentro del lente.

ISO 100
1/3 seg
f/8.0

Esta foto en su momento estuvo como la número 1 en el standing de flickr para su fecha de publicación y aunque no es para nada perfecta tiene en su atractivo poder detallar lo que el ojo normalmente no pude cuando se produce el efecto de salpicada. Para lograrla utilicé además de las tres copas, agua pintada con colores comestibles de repostería, que tienen como ventaja que no manchan ni son pegajosos.

Se usó una plataforma que pueden ver en las fotos auxiliares, y que básicamente a travé de una goma elástica y un tope, lograba mover las tres copas de izquierda a derecha y con la detención brusca, se obtiene el derrame de los líquidos sincronizados en los tres colores.

En esta foto también pudo hacerse utilizando el detector de sonido para disparar el flash, de manera tal de captar el momento preciso, pero en este caso se logró disparando directamente desde el obturador. Hubo más de un intento claro.

La iluminación fue contraria para realzar el líquido transparente, y para ello el flash se colocó tras una pantalla hecha con papel cebolla pegado a una lámina acrílica, que pueden observar en las fotos ilustrativas. (Pueden hacer click para ver las fotos mas grandes)

No es necesario lo de la pantalla transparente, si se desea la iluminación puede ser frontal contra una superficie blanca, como una cartulina por ejemplo; solo que en ese caso hay que colocar el flash de manera que su rebote contra el fondo vaya directamente al lente de la cámara.

Estos son los datos de la toma:

Camera: Canon EOS Digital Rebel XTi
Exposure: 0.005 sec (1/200)
Aperture: f/11
Focal Length: 34 mm
ISO Speed: 100
Exposure Bias: 0/3 EV
Flash: Flash fired, red-eye reduction
Orientation: Horizontal (normal)
X-Resolution: 72 dpi
Y-Resolution: 72 dpi
Software: Adobe Photoshop CS3 Windows
Date and Time: 2008:02:23 22:53:59
Artist Name: Luis Mosquera
Timezone Offset: -5, -5
Exposure Program: Manual
Date and Time (Original): 2008:02:23 22:23:19
Date and Time (Digitized): 2008:02:23 22:23:19
Shutter Speed: 7643856/1000000
Maximum Lens Aperture: 4/1
Metering Mode: Pattern
Color Space: Uncalibrated
Focal Plane X-Resolution: 4433.295 dpi
Focal Plane Y-Resolution: 4453.608 dpi
Exposure Mode: Manual
Compression: JPEG
By-Line (Author): Luis Mosquera
Image Width: 3888 pixels
Image Height: 2486 pixels

No es de la película homónima que voy a hablar, ni tampoco de alguna desventura emocional de la vida; simplemente traigo a colación cuán interesante puede ser capturar en fotografía un instante en que suceden muchas cosas y poderlo luego observar largo rato. Usualmente el material más popular para hacer este tipo de experimentación es el agua, las típicas goticas de agua chocando con la superficie han extasiado a muchos fotógrafos incluyéndome a mi, y algunos de ellos han trascendido a ser grandes artistas de esta técnica. Sin embargo yo pensando en variar, se me ocurrió intentar con un material sólido en polvo muy fino (maicena), y éste es el resultado de ese experimento.

Evidentemente se puede usar otro tipo de material, pero la maicena es muy fina y liviana, características que le dan la movilidad requerida sin necesidad de un gran impacto.

Otro asunto a considerar, es cuál técnica se usará para disparar en el momento exacto, esto lo saben bien los fotógrafos de goticas. Yo aquí apelé por un trigger electrónico capaz de disparar el flash a través del sonido que genera la bolita al chocar en el plato; estos aparatos se consiguen en internet en diferentes rangos de precios y capacidades; para usarlos la cámara simplemente, en la oscuridad absoluta está a la espera del flash con el obturador abierto fijo, yo para esta toma lo puse en dos segundos y solté la bola.
No es necesario disponer de un aparato de éstos, hay gente que obtiene buenos resultados al disparar a mano una y otra vez hasta acertar la foto deseada; esto puede requerir múltiples ensayos e intentos y una gran dosis de paciencia, claro que ésta última no se requiere si esta actividad se realiza por diversión como es mi caso.

En otra ocasión pondremos también algunos resultados de gotitas y agua coloreada.